Tal cual el título, al final la mayoría de clubes de la AEP (Asociación Española de Powerlifting), han decidido reducir las tarimas en la zona de calentamiento, de este modo de cinco que había previstas se reducirá a cuatro.

Con este cambio, lo que se intenta es aumentar la posibilidad de público durante el Campeonato de España, en principio había un espacio habilitado para unas treinta personas.

El organizador (Club Energy Alahurín de la Torre), había establecido un muy buen sistema de una invitación por levantador, de este modo todos los levantadores podían traer un acompañante.

Pero, algunos clubes veían insuficiente las treinta invitaciones y querían que pudiese haber más público, ya que entro en juego la pregunta: «¿Y si algún competidor de una sesión de antes o después quiere ver el campeonato?». Con esta pregunta salió la posibilidad de eliminar una tarima de calentamiento, y aprovechar el espacio para poner más sillas para el público.

Con este cambio, se podrá pasar de treinta personas a unas cincuenta aproximadamente, y tener más público animando y acompañando a los atletas.

Ahora bien, surge la pregunta: «Realmente vale la pena esas veinte personas más a cambio de quitar una tarima de calentamiento?». Pues la respuesta, personalmente, es que no.

El powerlifting sabemos que es un deporte que no suele tener mucho público y actualmente (lamentablemente) no tiene muchos seguidores, por lo que realmente, habiendo un directo, y pensando que muchos levantadores vienen de fuera de Andalucía, la mayoría como mucho traerán un acompañante que muchas veces lo inscriben como entrenador, para que pueda estar apoyándole y ayudándole en el transcurso del campeonato.

Por lo que nos encontramos que hay un total de 202 atletas inscritos y 98 entrenadores. Muchos de estos entrenadores repiten sesiones, por lo que es probable que por ejemplo en la sesión de la categoría de -93 Kg masculina con 26 atletas, haya más de 20 entrenadores habilitados, eso hace que haya un total de 46 personas en la zona de calentamiento.

Esta claro, que hasta el momento lo máximo que se había puesto eran tres plataformas de calentamiento y siempre había suficiente, pero tampoco nunca había habido tantos inscritos y aún menos una pandemia global, la cual hace que el distanciamiento sea una prioridad, por lo que si seguimos con el ejemplo de la categoría de -93 Kg con 2 grupos de 13 atletas, tendremos en algunos momentos a entre 42-50 personas en la zona de calentamiento dividido entre las cuatro plataformas sale a más de doce personas alrededor de cada tarima.

Con cinco tarimas salía a unas nueve personas por tarima, y ni que parece poco, como hemos dicho, el distanciamiento es importante, al final, los atletas se pueden sacar la máscara al salir a levantar en tarima, pero también es importante que cuando estén calentando, en el momento que están en la tarima, puedan quitarse la mascarilla con la máxima seguridad posible.

Por otro lado, si que es cierto que con cuatro tarimas pensando que calentaran máximo unos doce o trece levantadores, toca a tres levantadores por tarima, pero en los Campeonatos internacionales siempre hay mínimo cinco zonas de calentamiento y en algunos hasta siete y ocho tarimas para poder calentar, por lo que era una oportunidad única de hacer un Campeonato de España al mismo nivel que un internacional.

Con todo esto, el público al final, tiene la opción de ver el directo en un streaming por el canal de Youtube de la AEP, que viendo lo bien que fue el del último Campeonato de España de 2019, en este con equipo profesional aún va a ser mejor.