Este fin de semana pudimos disfrutar del mejor Campeonato de España que se ha celebrado hasta el momento.

Queda claro, que la implementación de todas las mejoras han hecho que hasta el momento este Campeonato absoluto de España organizado por el Club Energy Alahurín y dirigido por Álex Acuña (Vicepresidente de la AEP) y la misma AEP, ha dejado el listón muy alto para futuros organizadores, vamos a ver punto por punto que mejoras ha implementado este campeonato de 2021:

Primero, destacaremos que por primera vez, se ha gestionado muy bien el control de aforo del público, en parte por el obligado aforo impuesto por la pandemia que estamos sufriendo, pero por otro lado, mediante el control de entrenadores y ayudantes, que hasta el momento tanto en campeonatos regionales como nacionales parecía tarea titánica y es que la mayoría de miembros de la asociación, suelen intentar colarse de alguna forma u otra para poder estar con sus compañeros en la zona de calentamiento.

Rosa consiguiendo el nuevo récord de peso muerto de la categoría de -76 Kg.

Segundo, el aumento de tarimas, es cierto que en un primer momento se hablo de cinco tarimas, pero finalmente fueron cuatro, parecía que sería insuficiente por todo el personal que podía haber en la zona de calentamiento, pero al final, la buena organización y control de la zona hizo que se estuviese más que bien en la zona de calentamiento en todo momento.

Tercero, la cantidad de monitores para que entrenadores y atletas pudieran estar pendientes del orden de salida, clasificación y hasta poder ver en una pantalla grande los levantamientos de los compañeros, acordémonos, que hasta el momento, solía pasar que cuando un levantador intentaba un récord todo el mundo se asomaba y hacía que las zonas laterales se llenarán de gente queriendo ver al compañero tirar el récord, con esta pantalla, se evitó esta injerencia de público.

Cuarto, la profesionalidad de los jueces, finalmente, parece que en los campeonatos AEP 1 se ha establecido un nivel más alto de arbitraje, y es que, muchas veces parecía que los jueces eran muy «benévolos» con algunos levantamientos. Es cierto que ha habido polémicas, pero es bueno, que los jueces sean más estrictos en los AEP 1, ya que de estos campeonatos saldrán los levantadores que irán a competiciones internacionales, y si por algo destacan estas competiciones, es por la exigencia y la pulcritud de los levantamientos.

Rubén Fuentes consiguiendo los 295 Kg de sentadilla nuevo récord de -93 Kg.

Quinto, la entrega de premios, aparte de entregar la medalla a los tres mejores clasificados de cada categoría como cada campeonato, en este campeonato y por primera vez en la historia de la AEP, se ha dado medallas a los tres mejores levantadores de cada movimiento (sentadilla, pressbanca y peso muerto), y que probablemente creará precedente para próximos campeonatos absolutos de España.

Sexto, el alto nivel presentado por los levantadores, lógicamente, el powerlifting en España, esta en expansión y lo demuestra la cantidad de récords que se han superado en este campeonato y la mejora en kilos levantados de los atletas.

Como nota negativa, la alta afluencia en algunas categorías de peso, que terminaron en largas sesiones para poder ver como los mejores levantadores de esas categorías se jugaban los primeros puestos de la clasificación. Eso sí, la AEP ya ha tomado cartas en el asunto y aparte de subir las marcas mínimas, probablemente establecerá un máximo de diez levantadores por categoría, evitando así estas masificaciones.

Por lo que, finalmente como podemos ver en todos estos puntos este año ha sido el mejor campeonato absoluto hasta el momento, esperemos que el de 2022 vuelva a superarse.