La guerra que esta tirando adelante la USAPL (United States of America Powerlifting) contra la IPF (International Powerlifting Federation) parece que no tiene fin.

Después de la suspensión de los atletas pertenecientes a la USAPL de competir en eventos internacionales de la IPF, por la problemática a cumplir la normativa IPF sobre los controles antidopaje que tienen que estar sujetos a la WADA (World Agency Doping Agency).

Taylor Atwood durante su levantamiento de peso muerto en los Raw Nationals de 2021.

La USAPL decidió hacer un comunicado donde iban a organizar un evento «USA Pro Series» donde estarían invitados atletas de otros países y que se darían premios en metálico para los ganadores. De este modo la federación estadounidense más que intentar buscar una solución diplomática al problema, o intentar cumplir la suspensión de doce meses, lo que hace es hacerle un pulso a la IPF organizando su propio campeonato para los estadounidenses.

Este campeonato, probablemente solo tendría cabida para los atletas estadounidenses ya que pensemos que sería muy probable que la IPF sacará una nueva normativa en contra de este evento.

En este caso por ahora a la USAPL le ha salido el tiro por la culata, en primer lugar, sus dos máximos exponentes masculinos y femeninos, hablamos del mismismo Taylor Atwood y Amanda Lawrence, ya han dicho que ellos no van a tomar parte en este evento, ya que la USAPL había dicho que irían todos los TOP estadounidenses.

Con este NO de estos dos atletas, podría ser que otros también optarán por negarse o no querer participar en este evento, con lo que sería un evento PRO, sin los PRO estadounidenses.

Por otro lado, los atletas pertenecientes a la USAPL han encontrado al final, el modo para poder competir en el Mundial de la IPF, y es que en vez de ir por Estados Unidos, lo van a hacer por las US Virgin Island, de este modo la federación internacional no puede decir nada y estos atletas podrán competir igualmente, en una parte es una buena noticia para los amantes del powerlifting, ya que podremos ver a estadounidenses competir.

Cartel oficial de los «Nationals» de la USAPL 2022.

Finalmente, la USAPL más lejos de relajarse al ver que sus atletas podrán competir de todos modos, ha vuelto a la carga, poniendo los «RAW Nationals» el evento de powerlifting más importante de la USAPL en las mismas fechas que el Mundial IPF del 2022. Con esto, los atletas pertenecientes a la federación estadounidense tienen que escoger entre ir a los «Nationals» o competir en el Mundial.

Veremos como le sale esta última estrategia a la federación estadounidense, ya que se podría encontrar con atletas que dijesen de ir al Mundial en vez de ir a los nacionales, o de hacerle boicot.

Los atletas al final son los máximos perjudicados, al no irse la USAPL de la IPF y en cierto modo ir a una guerra pero aceptando que les va a caer una sanción de doce meses, hace que la IPF no pueda hablar con otra federación / asociación de powerlifting de Estados Unidos y desvincular la USAPL. Con esto, los atletas al final se encuentran en el medio de esta guerra de su federación que no quiere cumplir la normativa de la WADA / IPF, y se van a encontrar con un 2022 que por ahora parece que va a ser incierto.

Incierto porque la IPF podría volver a sancionar o ampliar la sanción de la USAPL si siguen por el camino que han tomado actualmente, y es que al final, si la IPF la forman más de 140 países, el único que se ha negado a seguir esta nueva normativa de la WADA es la federación estadounidense, por lo que a priori parece que el problema es de ellos y no de la IPF con el soporte de todos los otros países.